Les Insulaires


Rosetta Soundtrack Classics 15/06/2018 CD - Edición limitada
Serie de TV/Telefilme Estreno de película: 1979
 

¡Subscríbete!

¡Manténgase informado y obtener mejor acceso a la información de los coleccionistas!





 

# Pista   Duración
1.Les insulaires M2 Vers. 2 (2,20) 
2.Les insulaires M1 (0,54) 
3.Les insulaires M13 Vers. 2 (2,32) 
4.Les insulaires Genérique de fin #2 (1,26) 
5.Les insulaires M7 (2,05) 
6.Les insulaires M8 (1,37) 
7.Les insulaires M3 (1,36) 
8.Les insulaires M9 (2,27) 
9.Les insulaires M13 Vers. 3 (2,33) 
10.Les insulaires M2 (2,20) 
11.Les insulaires M10 (0,49) 
12.Les insulaires M0 (0,29) 
13.Les insulaires M11 (1,19) 
14.Les insulaires M13 M8 (1,47) 
15.Les insulaires Genérique de fin (new) (4,28) 
Manda tu crítica

 

Rosetta Records edita el score de Georges Delerue para 'Les Insulaires'

Un Delerue nuevo siempre es bienvenido

Los pasillos del Louvre; un atardecer sobre la rivera del Sena o un café en el barrio latino en el que suena la música de Georges Delerue son algunos de los lugares que dibujan el contorno mágico de esta ciudad; canto y hierro de artistas que hicieron de París un lugar donde perderse. Allá, por la década de los 60, apareció sobre sus empedradas y mojadas calles la figura del que para muchos es el compositor más importante de la música cinematográfica francesa; genio de abolengo y trazo estilizado (romántico) que transformó el medio audiovisual trabajando para los grandes directores de la revolución cultural cinematográfica llevada acabo a finales de la década de los 50 en Francia. Cabeza y corazón de la Nouvelle vague (ética y estética de un movimiento artístico de ruptura), Georges Delerue se codeo con las transgresoras imágenes que directores como Melville, Truffaut o Goddard crearon para el lucimiento del músico. El más francés de todos los franceses… acertada definición que se sostiene sobre la agabachada orquestación que el músico empleaba en la elaboración de sus primeras obras; aquellas que de un modo atrevido definieron los inicios del movimiento cinematográfico. Décadas más tarde la original caligrafía del compositor seguía creando estampas de enorme belleza que de una u otra manera insistían en esa original característica que hace que la música del país vecino sea distinta a todas las demás.

En 1979, año en el que se rodó Les insulaires, película para la pequeña pantalla dirigida por el parisino Gilles Grangier, Delerue ya había compuesto algunas de las páginas más brillantes de su repertorio; partituras que no pasaban desapercibidas para la mayoría de los realizadores de la época, americanos incluidos. Con una dilatada y controvertida carrera el director contrató los servicios de un Delerue en estado gracia que ese mismo año obtendría la estatuilla dorada a la mejor música original por A Little Romance, película dirigida por el estadounidense George Roy Hill. Sin tantas pretensiones, Les insulaires precisaba un tratamiento distinto al que solía utilizar en sus producciones americanas, ideario que llevó al músico a trabajar sobre una única idea que a la postre vertebraría la partitura, siendo el vals el género sobre el que estructuró todo el discurso narrativo. Este leitmotiv utiliza el afrancesado sonido del acordeón para desarrollar una retentiva melodía que suena, como suele decirse en estos casos, única y exclusivamente a Georges Delerue.

Es muy probable que en algún lugar de Francia; paseando por la rivera del Sena al atardecer, o tomado un café en el barrio latino de Paris, suene alguna de las maravillosas melodías que este genio del celuloide compuso dibujando sobre el pentagrama la que para muchos es la estampa francesa más bella de todas.

Antonio Pardo Larrosa (Rosetta Records)


Más información en: Rosetta Records



Notificar un error o enviar información adicional!: Iniciar

 



Más